Mi foto

Mi lucha contra la Usura es un proyecto informativo independiente que no cobra por servicio alguno y que fue creado para orientar a los deudores de la banca en México sobre cómo sobrellevar su problemática. Las notas aquí publicadas son responsabilidad total de su autora y no se pretende influir en las decisiones personales de nadie.

La Reforma Financiera

La Reforma Financiera
Cartón de Patricio Monero

miércoles, 18 de febrero de 2015

Bancos retienen nómina de personas para investigarlas

Ahora con el pretexto de la aplicación de la Ley Antilavado de dinero, a muchas personas que reciben su nómina por medio de un banco, les están impidiendo disponer de su quincena.
La historia que me contaron es más o menos así: llegas a disponer de tu quincena al cajero automático y te aparece una leyenda en la que dice que debes actualizar tus datos antes de hacer la disposición. Obvio no te da el dinero. Te diriges a uno de los flamantes ejecutivos (esos que generalmente no saben nada de nada) y si corres con suerte te dan un cuestionario en el que te preguntan de dónde provienen tus ingresos y si tienes manera de comprobarlos.
Todo esto puede parecer absurdo, ya que se supone que si tienes una cuenta de nómina es porque te la dio la empresa donde trabajas y el dinero proviene de ahí. Bueno, pues debes explicar a lo que te dedicas y cuánto percibes actualmente. La bronca aumenta cuando tienes algunos otros depósitos, si te prestó una lana tu mamá, el vecino o tu mejor amiga y se te hizo fácil decirle que te depositaran en el OXXO los 200 pesitos que te faltaban para poder comer los últimos días de la quincena. Al banco eso no le importa, tú tienes que decir que te depositaron, cuándo lo hicieron, cuánto te dieron etc. Después de que llenas el mentado cuestionario te mandan a la sucursal donde abriste la cuenta (si está en Cozumel y tú en el DF ya te fregaste) y ahí hacer el trámite para poder disponer de ¡¡tu dinero!!
Son dos personas las que me han contado que pasaron por dicho calvario, y sin un peso en la bolsa tuvieron que andar mendigando para poder disponer de su quincena.
Las dos personas tenían sus cuentas en Banamex; ignoro si otros bancos están saliendo con esos detallitos, pero me preocupa porque a mí me depositan precisamente en ese banco y no quiero ni pensar que un día me enfrente a un episodio así.
Me parece absurdo que en este país, donde se lavan cantidades impresionantes de dinero, alguien que recibe, producto de su trabajo, lo mínimo para vivir, tenga que andar explicando el origen de cada peso que recibe.
¿Les revisarán las cuentas a los poderosos, a los políticos y a todo aquel que tiene depósitos y transferencias por cantidades enormes? Lo dudo, pero los simples mortales siempre seremos blanco de este tipo de atropellos, valiéndole gorro al banco si te dejan sin comer uno o varios días.

Si alguien tiene alguna historia así, me gustaría que me contaran.
Escríbanme a mar_moralescar@hotmail.com

viernes, 2 de enero de 2015

La pesadilla de adquirir un crédito con Banco Azteca





No es por amargarles el inicio de año, pero me hacen llegar esta información de cómo opera Banco Azteca y las trampas que tiene su tarjeta de crédito.

1.- Banco Azteca te autoriza una tarjeta de crédito que en realidad no cumple los requisitos ante la CNBV para operar como tal a pesar de estar afiliada a VISA.

2.- No puedes comprar por internet, pero no te lo dicen, ahora con las nuevas disposiciones si intentas adquirir un producto vía internet te penalizarán con $10.00 por cada intento y bloquearán tu tarjeta provisionalmente hasta que vayas a tu sucursal donde la obtuviste y ahí te la desbloquean.

3.- El CAT de la tarjeta de Azteca es de 126.5% más IVA, pero a partir de este mes subirá.

4.- Antes si utilizabas tu crédito te lo dividían en 100 semanas, sin embargo podías liquidar anticipado sin ningún problema, como cualquier tarjeta de crédito, ahora con sus nuevas disposiciones si adquiriste algún bien y lo liquidas anticipado te castigarán bloqueando tu tarjeta por un mes y un día, aunque dispongas de crédito para seguirla usando y estés al corriente en pagos.

5. Si dispones de efectivo con tu tarjeta Azteca y lo liquidas con anticipación igual te la bloquearán por un mes un día, además de castigarte y no podrás de disponer de efectivo en seis meses aunque tengas disponibilidad de crédito.

6.- El hecho de que vayas pagando anticipado te formará un mal historial ante ello y de seguir en ese plan al cliente se le podrá cancelar su crédito Banco Azteca y exigirle el pago de lo que le adeude.

En resumen o compras con tu crédito Azteca y lo pagas a 100 semanas con un interés brutal o eres un mal cliente para ellos, y te castigarán por no querer pagar tanto interés.

Además de todas estas barbaridades, de todos es conocida la forma brutal en que los orangutanes de los cobradores de este banco se manejan para recuperar los adeudos. Las cartulinas pegadas en las puertas de la casa del cliente, las llamadas intimidatorias, la mala costumbre de contarle a los vecinos que se les debe, etc., actitudes que no han cambiado pese a que en el DF ya es un delito la cobranza ilegítima.

Así que si tienen pensado adquirir un crédito en Banco Azteca, piénsenlo dos veces. Sus “abonos chiquitos” son en realidad una trampa y pueden dañar tu economía muy seriamente. Abusados.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Cerrando el 2014. Gracias infinitas a todos.


                                    
Cerrando un año más, sin duda, uno de los mejores de mi vida. Me cuesta trabajo decir eso, me siento egoísta porque me ha tocado vivir en el país de las injusticias y la barbarie, donde sé de sobra que la muerte, el dolor y la tragedia inundan a cientos de familias y ellos no podrán disfrutar, nunca más, de una Navidad ni fiestas de fin de año.
Pero siento la necesidad de agradecerle a la vida el momento que estoy viviendo. El universo me bendice cada día al tener a mi lado a mi hermosa hija, un trabajo que me encanta y que me permite vivir, sin lujos, pero con la tranquilidad necesaria. Estoy rodeada de grandes amigos, de personas bellísimas que hacen de mis momentos un verdadero oasis. Además, mi madre, después de una larga y dolorosa enfermedad,  está recuperada y feliz.
Hoy agradezco que en mis momentos de penumbra conté con el apoyo y cariño de mucha gente, que mis amigos de la infancia no dejaron de arroparme y elevar una oración por mí. Que mi familia está unida y que no hay nada que desee que no pueda decir que lo tengo a manos llenas.
Gracias a esos momentos de tinieblas hoy soy más espiritual, más fuerte, más madura, mejor persona. Sé muy bien que no hay obstáculo que se pueda vencer, y los he vencido.  Si hace seis años todo era oscuridad y en más de una ocasión pensé que lo mejor era morir, hoy la alegría y la paz son mi compañía.
Sólo me quedan algunos grandes vacíos: la ausencia física de mi padre y la impotencia de no poderle llevar felicidad a tantas personas que lo necesitan. Me queda, en este último caso, orar. Pedirle al creador que cesen el dolor, la injusticia, que puedan encontrar en algún momento la paz, que no cesen en su lucha  porque ésta siempre, de alguna forma, nos entrega sus frutos.
Dedico también estas líneas a quienes se encuentran en una cama de hospital, a quien ha perdido un ser querido, a quien no tiene nada que llevarle a sus hijos como regalo en estas fechas. Con cada uno de ellos todo mi cariño.
Y sobre todo, pido elevar una oración para que nuestro México encuentre el rumbo, que cada mexicano siga poniendo lo mejor de sí porque sólo unidos podemos salir de cualquier problema.
Gracias de verdad, por haberme acompañado otro año, por sus letras de aliento, por su cariño desinteresado, por ser y estar, porque gracias a muchos de ustedes se ha dibujado una sonrisa en mi rostro sólo con leer sus palabras, porque han sido amigos solidarios, porque a muchos, sin conocerlos personalmente, les han servido mis letras que aquí he plasmado y han correspondido con afecto cuando se ha necesitado.
Espero seguir con este espacio mucho tiempo más, si me lo permiten.
Mi corazón siempre está con ustedes.

Felicidades.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Consejos para hacer rendir el dinero este fin de año



Al comenzar diciembre es inevitable pensar en todos los gastos que tendremos. Es por ello, que aunque se reciban aguinaldos, fondos de ahorro y otros ingresos más, si no nos organizamos bien, no sólo no nos alcanzará, en casos extremos podemos empezar el año endeudados.

Es por eso que, como cada año, les doy algunas recomendaciones para hacer rendir el dinero y no arrancar 2015 con tremendos dolores de cabeza.

1. Evita utilizar la tarjeta de crédito. De todos es sabido la cantidad bárbara de intereses que se cobran por usar los plásticos, así que tener mesura con su uso puede ser un buen cierre de 2014 y comienzo de 2015.

2. No compres a meses sin intereses: evitar el uso de la tarjeta de crédito te hará evitar caer en la tentación de comprar a muchos “meses sin intereses”, haciendo que te pases un año completo – y hasta más—pagando lo que consumes en este fin de año.

3. Usa el aguinaldo o ingresos extras sólo para cosas verdaderamente importantes. Y si no tienes ninguna emergencia en puerta o algo que valga la pena para que gastes, mejor déjalo guardado. El pago de deudas puede ser también una buena opción para usar estos recursos, siempre y cuando éstas se liquiden en totalidad, ya que usarlo para pagar únicamente los mínimos, suele no funcionar y al final te quedas sin el dinero y con la deuda encima.

4. No despilfarres en la cena o en regalos. Ya sé que nos entra la emoción y queremos darle lo mejor a los nuestros, pero muchas veces no es del todo necesario gastarse un dineral. Haz una lista de tus recursos y piensa muy bien qué cantidad vas a gastar en la cena y cuánto en regalos. Planea con tu familia y amigos la fiesta, repártanse gastos y hagan intercambio de regalos. Hacerlo de esta forma resulta más económico y divertido.

Estos pueden ser algunos consejos que te ayudarán a tener un mejor control sobre tus gastos y que si se aplican bien, harán que tengas menos dolores de cabeza y te pases el año entrante pagando lo que consumiste en estas fechas.



miércoles, 26 de noviembre de 2014

El regaño de la Gaviota y la renuncia de Peña Nieto

Hace ya algunos días que Angélica Rivera de Peña, esposa del presidente, apareció en un video subido a su página web para dar explicaciones sobre la casa que adquirió en Las Lomas y que causó tremenda indignación entre un buen número de la población.
Pero no sólo dio explicaciones. El tono usado en el video, así como su mirada, nos mostraban que la mujer tenía un verdadero coraje que no pudo, ni siquiera se esforzó, en disimular.
Con el pretexto de que se había ofendido a su familia y queriendo justificar que la llamada Casa Blanca había sido producto de su trabajo como actriz en la empresa Televisa, Angélica Rivera nos dio tremendo regaño. Dijo una y otra vez que era una mujer honesta, que no tenía nada de qué avergonzarse, que todo era producto de su trabajo y algunas cositas más.
La verdad es que lo que haya dicho a muchos nos daba exactamente lo mismo. Primero porque simplemente no le creímos y segundo, y esto es lo más importante, porque un buen número de la población se encuentra inmersa en el coraje por los terribles sucesos de Ayotzinapa (¿a quién se le ocurre regañar a una sociedad tan dolida, en un momento tan trágico?) y con la mira puesta en un objetivo: exigir la renuncia de su esposo, Enrique Peña Nieto.
En muchos sitios, pero sobre todo en redes sociales, se ha venido insistiendo en que el presidente debe renunciar debido a la incompetencia demostrada en la solución de los problemas, sobre todo este de los normalistas desaparecidos.
La renuncia de Peña se ha venido pidiendo, en un hecho sin precedentes, desde antes que incluso asumiera el poder. No olvidemos los movimientos estudiantiles como #Yosoy132 que abarrotaron las calles de diferentes ciudades del país. El descontento ha ido creciendo a la par de los conflictos. La petición de la renuncia del ejecutivo es un clamor casi generalizado y en fechas recientes se ha acentuado y no es para menos. Especialistas aseguran que la inconformidad de varios sectores de la sociedad puede desencadenar en un estallido social.
Así las cosas, ni el regaño de su esposa, ni las absurdas justificaciones respecto a su patrimonio han podido calmar los ánimos y una fecha clave se acerca: el 1 de diciembre.
El ultimátum que se le ha puesto al presidente para dejar su cargo el 1 de diciembre ha movilizado a muchas personas alrededor del país. Y la cuenta regresiva ha comenzado.
Esperemos ver cómo se desenvuelven las cosas y si habrá, como se ha dicho, mano dura a “desestabilizadores” o si simplemente, como siempre ha sido, las personas harán oídos sordos a la amenazada velada de represión y saldrán muchas veces más a las calles a protestar…. aunque nos vuelva a regañar la señora o quien sea.

jueves, 13 de noviembre de 2014

¿Un Buen Fin desangelado?



En medio de los terribles sucesos de Ayotzinapa y el escándalo de la casita blanca de la primera dama, en unas horas tendremos la emisión 2014 del Buen Fin.

Sin tanta publicidad como en años pasados, sin el ruido acostumbrado y sin la euforia que caracterizó a las pasadas emisiones, me atrevo a asegurar que este año las ventas no alcanzarán el boom de otros tiempos.

Veamos.

Muchos sabemos que la economía no repunta. Específicamente me refiero a la economía familiar, misma que cada vez se ve más deteriorada por el alza en los precios de la canasta básica.

En este panorama, las personas están consumiendo lo absolutamente necesario para subsistir. No es raro que observemos entre nuestras familias y amigos que ya no se tienen tan a menudo “ataques de compritis” porque simplemente el dinero está escaso.

A lo anterior hay que sumarle que la cartera vencida de los bancos, específicamente Banorte, Banamex, Santander y HSBC se ha disparado. Con estos datos podríamos pensar que el nivel de endeudamiento de las familias mexicanas ha alcanzado de nuevo el tope y que no hay mucha tela de dónde cortar.

En emisiones anteriores el Buen Fin despertó la euforia. Muchos esperaron el momento para poder comprar una pantalla, un refrigerador y cuanta cosa se les atravesó en el camino. En el caso de los electrodomésticos y electrónicos, al ser productos que no duran poco tiempo, si ya los adquirieron difícilmente comprarán otro. Quizá habrá quien elija comprar una nueva computadora o un teléfono celular, esto porque son artículos que se vuelven obsoletos prácticamente de un año a otro. Pero si no hay lana o si de plano ya “reventaron” las tarjetas, pues tampoco los comprarán.

Este último punto es importante: aquellas personas que sucumbieron a los dichosos meses sin intereses lo más seguro es que sigan pagando lo que compraron en años anteriores. Si lo hicieron a doce meses están saliendo de la deuda (siempre y cuando no hayan usado la tarjeta para nada), pero si compraron a 24 o 48 meses, aún siguen con ese dolor de cabeza.

¿Qué comprarán más en este Buen Fin? Si una familia ya salió corriendo en años anteriores a comprarse la estufa, el refri, la sala o la pantalla, como dije, no creo que compren otra (al menos que sean compulsivos, y los hay, por supuesto). Me inclino a pensar que lo que más consumirán será ropa, calzado, despensa (una tontería comprarla con tarjeta de crédito) u otros productos.

Pero quizá, sólo quizá, la gente ya entendió. Algunos estarán convencidos que las mentadas ofertas no son tales, que primero inflan los precios para luego hacer “una rebajita”, que muchas veces resulta ridícula (vimos en emisiones anteriores que en algunos almacenes su mega descuento era de un peso o algo por el estilo) y que no vale la pena el desvelo o meterse a las bolas.

Hay otro sector de la población, sobre todo los usuarios de las redes sociales, que promueven no comprar nada en estos días. Sus argumentos son que hay que evitar el consumismo, que hay que paralizar las tiendas, que no se deben enajenar y sobre todo, que hay que tener presente la tragedia de los normalistas, que México no está para el despilfarro y que se debe tener la conciencia que se vive una emergencia nacional.

Todas las posturas son respetables. Particularmente yo recomiendo lo de siempre: no endeudarse. Si alguien aún tiene una pizca de crédito disponible, mejor que ni le muevan. No sabemos, nunca lo sabemos, qué día amanecemos sin empleo o tenemos alguna emergencia y nos damos cuenta que estamos con una mano adelante y otra atrás y sin línea de crédito que podamos usar para solventarla.



“Ponte lo que debas, aunque debas lo que te pongas” no debe ser la consigna. El consumo responsable es el pilar de unas finanzas sanas, así que, una vez más, recomiendo prudencia.

Blogger templates