Mi foto

Mi lucha contra la Usura es un proyecto informativo independiente que no cobra por servicio alguno y que fue creado para orientar a los deudores de la banca en México sobre cómo sobrellevar su problemática. Las notas aquí publicadas son responsabilidad total de su autora y no se pretende influir en las decisiones personales de nadie.

La Reforma Financiera

La Reforma Financiera
Cartón de Patricio Monero

lunes, 21 de julio de 2014

Presentan Condusef y SHCP el Buró de Entidades Financieras



Con el objetivo de dar a conocer las opciones que tienen los usuarios de servicios financieros, las tasas de interés que cobran, el tipo de servicio que ofrecen y la calidad del mismo, así cómo saber cuáles instituciones financieras tienen peor calificación y se caracterizan por tener un buen número de prácticas abusivas, se creó el Buró de Entidades Financieras, mismo que se dio a conocer hoy por el subsecretario de Hacienda,
Fernando Aportela Rodríguez  y Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef .
Con el Buró de Entidades Financieras los usuarios conocerán la información de 47 bancos, y se tiene previsto que antes de finalizar 2014 se conocerá la información de 4,377  entidades financieras de nuestro país, incluidas casas de bolsas,  Afores y cooperativas de ahorro y préstamo
El objetivo principal de este buró es que las personas conozcan los pros y los contras de los servicios financieros que se ofrecen, abriéndose con ello la competencia y además, presionando a que las instituciones mejoren sus servicios.
Mario Di Costanzo aseguró que “el Buró es una herramienta y una gran área de oportunidad para las entidades financieras para que con el paso de los meses puedan mejorar sus procesos", Asimismo, Fernando Aportela dijo que el Buró de Entidades Financieras surge como parte de los compromisos pactados en la reforma financiera y que su objetivo principal es que exista mayor competencia entre las instituciones, haciendo posible ofrecer créditos más baratos.
Con el Buró de Entidades Financieras las personas podrán identificar la oferta de las aseguradoras, bancos, cajas de ahorro, entre otros, y de esta manera poder elegir el que más les convenga.
Esta herramienta está disponible en la página www.buro.gob.mx donde los usuarios podrán incluso conocer la opinión de otras personas sobre una institución o un servicio, por ejemplo tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, entre otros.
En una primera etapa podrán consultarse nueve productos financieros que otorgan los bancos, entre los que se encuentran cuentas de nómina, pagarés, cuentas de nómina y ahorro.
La información que se proporciona sobre éstos son reclamaciones, comisiones y otros puntos que ayudarán al usuario  a tomar siempre la mejor decisión. Por ejemplo, en el caso de los  créditos de nómina, podemos observar que los peor calificados son Banco Azteca, Banorte y Banamex y en cuanto a tarjetas de crédito el banco con más baja calificación es Santander. Y el que se lleva las palmas como el peor es Bancomer, que cuenta con un total de  287, 605   reclamaciones.
El Buró de Instituciones Financieras se actualizará cada  tres meses. A la fecha encontramos datos que corresponden de enero a diciembre de 2013 y de enero a marzo de 2014.
Se supone, al menos eso queremos pensar, que con este nuevo buró los bancos deberán mejorar sus servicios y hacer más transparente los pros y los contras al contratar un producto. Lo que no sabemos es cuál será la sanción (o si no habrá) cuando se incurra en un error o se actúe con dolo.

Esperemos a ver cómo funciona y qué tanto ayuda a las personas. 

Los invito a leerme también en www.sdpnoticias.com

martes, 24 de junio de 2014

Mi lucha contra la usura cumple cinco años





Un año después de tener problemas con deudas bancarias decidí escribir este blog. Lo hice en un arranque de valentía, quizá de ocio o quizá porque pensé que sería la única forma de que los lectores conocieran mi historia y evitaran cometer mis mismos errores.
Tenía pocos meses que mi padre había muerto y las noches me parecían cortas para escribir todo lo que había pasado. El insomnio fue mi consejero y así empezó esa aventura. Lo hice en forma clara, con mi nombre verdadero y hasta mi foto. Nunca he querido esconderme porque sé que el anonimato es la principal arma de aquellos que temen algo o que aprovechan para mentir.
Pero mi historia es verídica. Es una de tantas, de millones que hay en este país donde la usura bancaria acaba con patrimonios, con familias y la tranquilidad de las mismas.
Al escribir las primeras líneas, tituladas “Esto me pasó a mí”, empecé a sentir que me quitaba un peso de encima. Sin embargo, pese a que sabía o suponía que pocas personas me leerían, decidí dejar un testimonio de lo que había pasado.
Al ir poniendo en claro mis ideas, hasta entonces bastante oscuras, quise pensar que alguien, al otro lado de la máquina, en otra ciudad o en otro país, se podía sentir identificado con lo que leía.
Conforme los meses pasaron supe que sí me leían. Poco a poco me fueron llegando mails y comentarios de personas que vivían mi misma situación y eso me alentó a seguir adelante.
Con pocos o nulos recursos comencé a orientar a las personas desde mis propias vivencias. Me fui convenciendo que el crédito en México está diseñado para ser impagable y que éramos muchos los que, tras la crisis del 2008 y 2009, nos habíamos quedado literalmente en la calle.
Muchas veces pensé en claudicar, a la fecha lo pienso. Pero casos tan tristes como los de una mujer de la tercera edad que estaba en silla de ruedas y pensaba en quitarse la vida para dejar de soportar el acoso de los despachos de cobranza, me hicieron mantenerme en pie.
A mí no hubo nadie que me dijera qué debía hacer y qué no. Solita me di de topes y solo la sonrisa de mi pequeña hija, que en ese entonces tenía sólo cuatro años, era la que me orillaba a buscar soluciones y volver a empezar.
Siempre tuve la esperanza que algún día las cosas cambiaran. Hoy, por fortuna, he visto pequeños avances en la legislación para frenar los abusos de los despachos de cobranza y aunque sé que hay mucho por hacer, estoy convencida que los deudores de la banca se sienten menos indefensos ante los abusos de las instituciones.
Gracias a la magia de las redes sociales hay más información y se procura estar más atento ante cualquier problema.
Por mi parte  me siento feliz. Sé que he podido, con mis medios y dentro de mis posibilidades, ayudar a muchas personas. Me satisface porque para mí Mi lucha contra la usura no ha sido nunca un negocio y jamás he cobrado por orientar e incluso negociar con un acreedor cuando se me ha solicitado.
Quienes han recurrido a mí saben que he respondido, con todo el gusto del mundo, sus inquietudes. Con saber que he podido ayudar me doy por bien servida.
Y sí, la vida me ha pagado con creces.
A lo largo de esta aventura he conocido personas maravillosas, he vivido de cerca la solidaridad, la camaradería. Sé lo importante que es ayudar y lo importante que es que te escuchen y te tiendan la mano.
Hoy son ya cinco años de estar aquí. Lo celebro junto a ustedes y apostemos que sean muchos años más.

Gracias por todo.

Recuerden que pueden leerme también en www.sdpnoticias.com

martes, 10 de junio de 2014

¿Te ofrecen cambiarte de compañía telefónica? Piénsalo dos veces

Hace una semana recibí una llamada telefónica para ofrecerme que me mudara con mi mismo número a otra compañía de telefonía celular.
La oferta se me hizo atractiva, me ofrecieron una buena cantidad de minutos, navegación por internet y otras bellezas más, amén de un nuevo equipo y esto se me hizo aún más atractivo, ya que el mío está en las  últimas.
Se acordó que tal día iría al centro de atención a clientes para llevar a cabo el cambio, pero me aseguraron que hasta ese momento yo conservaría mi línea activa. En esto fui muy enfática, ya que por mi trabajo necesito estar siempre comunicada.
Todo parecía una belleza y por eso acepté.
Pero antes del día acordado me despierto con la noticia que ya no tenía línea. Tuve que esperar a que dieran las 11 de la mañana para poder asistir al centro de atención y cuando llegué las sorpresas desagradables no pararon.
Primero me dijeron que el equipo que me iban a dar no tenía acceso a internet, después que sí me daban un equipo con acceso a internet pero que no podía revisar correos… también me dijeron que sí me podían dar otro equipo ¡pero que lo tenía que comprar! (y carísimo por cierto).
Como ya tenía la línea suspendida y me habían hecho la portabilidad no me quedaba de otra que tratar de llegar a un acuerdo. La opción que me ofrecieron fue flexear mi teléfono (sí, ese que ya no quería porque está fallando) y conservar mi número.
Casi al borde del colapso por el coraje no me quedó de otra que aceptar. Era eso o quedarme sin teléfono.
El flexeo me hizo quedarme sin teléfono el resto del día. ¡Vaya plan!
Y me tuve que quedar con mi equipo viejito que en cualquier momento deja de funcionar . Qué cosas.
Voy de acuerdo que exista la posibilidad de cambiarte de compañía conservando tu mismo número y que las empresas telefónicas ofrezcan a sus clientes planes accesibles y una cantidad de cosas que puedan ser muy atractivas.
Lo que me parece un abuso es que a la mera hora te lleven al baile y al final lo único que consigan es otro cliente para su beneficio.
¿Hay alguien en este país que ponga orden en eso?

Así que ya lo saben, si les ofrecen cambiarse de compañía telefónica, piénsenlo dos veces. 

martes, 27 de mayo de 2014

Deudor gana un juicio: la SCJN determina que no podrán cobrarse intereses excesivos

Interesante noticia. Resulta que la SCJN dictó una sentencia a favor de un deudorque había firmado dos pagarés por un monto total de 4 millones de pesos y  le querían cobrar 19 millones.
Debido a esto los ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte concluyeron, por unanimidad, que en un juicio mercantil el juez tendrá como obligación de revisar si los intereses que se cobran en un préstamo son tan elevados que puede considerarse usura y en ese caso, fijar una nueva tasa de interés.
Con esta sentencia se modifica el  artículo 174 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, que permitía a un acreedor fijar libremente las tasas de interés. A partir de esta sentencia los intereses que se cobren no podrán ser excesivos ni abusivos.
En el caso del deudor que mencioné, éste había contrato un préstamo  por 4 millones de pesos, firmando dos pagarés de 2 millones de pesos cada uno. La tasa de interés mensual que le cobraban era del 10 por ciento.
Esto ocurrió en el 2010. En el 2013, y debido a que no pudo cumplir con los pagos, los intereses acumulados sumaban 15 millones de pesos. Sí, de puro interés. Más los 4 millones de la deuda original, se debían 19 millones.
El caso llegó, pues, a la Suprema Corte y los ministros consideraron el cobro de intereses como abusivo y le dieron la razón al deudor, sentando con esto un importante precedente para que en casos posteriores sea un juez el que fije la tasa de interés si ésta se considera abusiva.
Aunque estamos hablando de un juicio mercantil por el cobro de dos pagarés, esta determinación de la SCJN abre la posibilidad a que los deudores de tarjetas de crédito puedan ampararse contra cobros abusivos. Recordemos que en el mercado existen plásticos por los que se cobra más del 100 por ciento de intereses, así que no hay que perder de vista este dato.  

Los invito a leerme también en www.sdpnoticias.com

jueves, 22 de mayo de 2014

¿Hasta el tope de deudas y no sabes qué hacer?



Revisaba ayer el caso de una persona que tiene deudas con tarjetas de crédito y que se está viendo en apuros para pagar.

Me envío la relación de sus pagos mínimos y éstos sobrepasan los 15 mil pesos mensuales. Dentro de sus pagos se incluyen las mensualidades de su casa y de su auto.

Me preguntaba cómo podía hacerle para no estar con el agua hasta el cuello y le respondí que la única manera era rescatar su casa y su carro e ir “tronando” las tarjetas de crédito. No había de otra porque de lo contrario, al sentirse tan presionado, iba a tener que dejar de pagar su caso o su auto, ya que las mensualidades de éstos son mucho más elevadas que las de las tarjetas de crédito.

Su caso es el de muchos. Los “paguitos” mínimos se van acumulando e incluso, supongo, tuvo que sacar de una tarjeta para pagar otra y vi que además tenía una deuda con una financiera, a la que, también supongo, recurrió en algún momento para hacer pagos de otras deudas.

Sin embargo, su problema no es tan grave, ya que las deudas de sus tarjetas de crédito no llegan a los 30 mil pesos cada una y por ello le aconsejé que “tronara” una de ellas, que abonara lo que abona de ese mínimo a otra más pequeña y que tratara de liquidarla, haciendo eso con las de menor monto.

No me gusta aconsejar a las personas que dejen de pagar las tarjetas de crédito pero en casos como éste no hay mucha salida: o se pagan los plásticos o se paga la casa y el auto. Y por supuesto, siempre hay que proteger primero el patrimonio.

Si se ven en una situación así deben hacer lo siguiente:

1. Darle prioridad al pago de sus propiedades. Recuerden que un crédito hipotecario o de automóvil sí son sujetos de embargo, es decir, se los pueden quitar si no los pagan, así que esto no se debe dejar de lado.

2. Ver los montos de sus pagos mínimos y hacer un cálculo de cuál de éstos es mayor y menor. Obvio mientras más se debe más alto es el mínimo y mientras menos se debe es menor.

3. La deuda que primero se paga es la menor. Si tratan de bajarle a las más altas se tardarán más y descuidarán otros pagos, como el de la casa y el auto. Primero las más chicas, luego las más grandes.

4. Para conseguir esto deberán sacrificar una tarjeta. No hay de otra. Es decir, si por ejemplo a una se le debe 50 mil y a otra 10 mil, dejan de pagar el mínimo de la de 50 y se lo abonan a la de 10. Verán que en pocos meses la deuda de ésta baja considerablemente.

5. ¿Qué pasa con la tarjeta que no se pagó? Obviamente les van a estar llamando y hasta los visitarán para amenazarlos de cualquier cosa. Hay que tener paciencia y temple para aguantar a los cobradores. Pero tengan presente que al cabo de tres meses su deuda será “negociable” y les empezarán a llegar ofertas para liquidarlas. Ahí es cuando ustedes podrán negociar si gustan.

6. Si tienen temple y paciencia en un año en promedio habrán liquidado casi todas sus tarjetas y se quedarán solo con las deudas de casa y auto si las tienen. Incluso si son de aquellos que confiesan no poder dejar de tener un crédito pueden “dejar viva” una tarjeta de crédito, la de menor monto y que liquidarán primero. Tengan en cuenta que de ser así, la usarán con prudencia y NUNCA sacarán dinero de ella para pagar otras deudas.

7. La recomendación de siempre: NO desesperen ni salgan corriendo a contratar los servicios de una reparadora de crédito ni a los transas “defensores de los deudores”. No regalen su dinero, ustedes solitos pueden salir de la bronca.

Recuerden que pueden leerme también en www.sdpnoticias.com



Como siempre, espero sus dudas y comentarios a mar_moralescar@hotmail.com

lunes, 19 de mayo de 2014

De los anuncios de Defensa del deudor y de otras reparadoras de crédito



Hace unos días vi que en mi blog aparecían anuncios de Defensa del deudor y casi me desmayo. Accedí al panel de control de los anuncios e intenté bloquearlos, pero al poco rato ahí estaban de nuevo.
Mandé un mensaje a Google para informar que yo no estaba de acuerdo con que se publicitaran en mi página. Sigo en espera de la respuesta.
Sólo quiero aclararle a mis amables lectores que yo no publicito ninguna página en la que se pida dinero a los deudores para salir de broncas. Mucho menos estoy de acuerdo con ellos para recibir ningún tipo de “mochada” o beneficios.
Si alguien tiene un blog sabrá que este tipo de anuncios lo determina la empresa y que a menos que yo contrate algún tipo de anuncios (cosa que no ha pasado) el editor o autor es ajeno a lo que se publicite.
No podría yo anunciar a quien considero que hace un fraude y se aprovechan del miedo y la desinformación de las personas para obtener un beneficio.

Así las cosas, dejo en claro que no soy responsable de lo que se publicite en este espacio.

Blogger templates