Mi foto

Mi lucha contra la Usura es un proyecto informativo independiente que no cobra por servicio alguno y que fue creado para orientar a los deudores de la banca en México sobre cómo sobrellevar su problemática. Las notas aquí publicadas son responsabilidad total de su autora y no se pretende influir en las decisiones personales de nadie.

La Reforma Financiera

La Reforma Financiera
Cartón de Patricio Monero

jueves, 11 de septiembre de 2014

Perdo Ferriz de Con y el "temor de dios"



Vaya que a veces los periodistas, quienes deberían ser los encargados de informarnos sobre terceros, se vuelan la barda y se convierten ellos mismos en noticia.

El turno en esta ocasión es de Ferriz de Con, quien nos ha traído muy divertidos con su infidelidad.

Tiene cosa de un mes que se filtró un video de él saliendo de un hotel muy bien acompañado de una mujer mucho más joven, con quien se supo mantenía una relación extramarital.

La verdad de las cosas es que sus asuntos íntimos me tienen sin cuidado, como a la mayoría de los mexicanos, supongo. Pero el señor, a quien su devaneo le costó al menos la chamba, no se conformó con la exhibición de su vida privada y quiso hacer una aclaración pública el sábado pasado.

Su forma de curarse en salud fue subir un video a su blog para hablar del cielo y el infierno y confesar que tuvo “una relación inconveniente” con una ex compañera de trabajo de nombre Maricarmen.

Lo verdaderamente incómodo no es que optara por ventilar su vida; personalmente me pareció de muy mal gusto que se refiriera a su compañera de “desvelos” como una mala mujer y la única responsable del “infierno” que vivía.

El tono machista del lenguaje usado por el comunicador puso al descubierto la hipocresía de un hombre que se siente arropado por las esferas del poder y que por lo tanto se siente “todopoderoso” y con derecho a juzgar a cualquiera, incluso a quien compartió con él un periodo de su vida, aunque fuera “en lo oscurito”.

Más grave me parecieron los comentarios que circulaban en redes sociales respecto a Maricarmen. Muchos, como si fueran jueces, se referían a ella como “la amante”, “la perversa” y otros calificativos bastante subidos de tono.

¡Como si el señor hubiera sido obligado a tener un desliz!

No sé qué tan consciente sea Ferriz del daño que ocasionó no sólo a su familia, en sus declaraciones se llevó entre las patas a Maricarmen, quien en el futuro será catalogada como una mujer sin escrúpulos.

Pero lo sublime, sin duda, fue el tono mojigato usado por el periodista que llora cada diciembre en el Teletón.

Habló de la familia, de dios, de la sociedad, de la religión, de cuanta cosa se le ocurrió con tal de salir bien librado de semejante desfiguro. Y más aún: se atrevió a dar consejos a los jóvenes para que “no cometieran adulterio, porque es un infierno”.

Con su palabrería Ferriz de Con, quien ahora pretende dedicarse a la política, además de causarnos risa e incluso asco, solo evidenció que a quien le hacen falta unas buenas clases de moralidad es a él, ya que sólo usó su medio de comunicación para mostrarnos su cobardía y poco tacto para tratar a quien, por los motivos que sean, tuvo la desfortuna de tener una relación amorosa con él.

Qué barbaridad con estos “comunicadores”. Si su función ahora será ser ellos mismos la nota, que por lo menos sea con asuntos de trascendencia y no sacando a la luz sus desfiguros que, insisto, a la mayoría de la población nos tienen sin el mínimo cuidado.



martes, 9 de septiembre de 2014

Aquí no vive Gregorio





Desde que cambié de nuevo mi número telefónico no dejan de llamar de un despacho buscando a Gregorio.

Yo no suelo contestarle a los cobradores. Si no les hice caso cuando me cobraban a mí menos cuando me cobran lo ajeno, pero a veces te agarran en un lapsus pendejus y tomas la llamada.

Hace cerca de un mes me tocó una tipa bastante insolente a la que le dije muy claro que no tenía la mínima idea de quién era Gregorio y me dijo que mientras lo negara me iba a seguir molestando. Le colgaba el teléfono y ella volvía a marcar, así lo hice por cerca de siete veces hasta que de plano le dije que se fuera a la chingada.

Hoy me tocó vivir un episodio chistoso. Me disponía a dormir una ligera siesta después de revisar muy temprano asuntos de trabajo y sentir que me hacía falta dormir un poco más. En eso suena el teléfono y, adivinan, buscaban a Gregorio.

Nada hay que moleste más que me interrumpan cuando me dispongo a descansar, así que escuchar que del otro lado del teléfono buscaban al mentado Gregorio hizo que me hirviera la sangre.

- Aquí no vive, no estén jodiendo- le dije al cobrador sin darle tiempo a decir nada más. Pero era de esos molones que les digas lo que les digas siguen llamando. Y volvió a marcar. Con mi mal humor en aumento le dije que dejara de molestar, que aquí no vivía Gregorio, que me dijera el nombre de la empresa de cobranza para la que trabajaba y su nombre y que me iba a ir a quejar.

Seguro ese hombre no tiene la mínima idea de lo que significa no dejarme dormir, porque con tono altanero me dijo que estaba en su “legítimo derecho a cobrarme” hasta que le dijera dónde localizar a Gregorio.

Le respondí, ya casi a gritos, que “legítimo derecho” ni qué la fregada, que estaba cobrando de manera ilegítima porque no me daba el nombre de su empresa ni su nombre y cargo en la misma. Y que por lo visto no estaba enterado que cobrar de esa forma aquí en el DF se considera ilegítimo.

- Usted no sabe nada – me dijo en tono insolente.

Mejor no se le hubiera ocurrido decir eso. Me puse frenética y le dije hasta de qué se iba a morir, colgándole en el acto y desconectando el teléfono.

Seguro a muchos esta historia les parece conocida. Los cobradores son necios y nunca entenderán razones, pero lo que me quedó claro es que pese a que la cobranza ilegítima, aun siendo delito, les importa un carajo y siguen con sus malos modos para cobrar.

En lo acalorado de la discusión me dijo que la única manera en la que me iba a creer que no conocía a Gregorio es que le diera mi nombre y mi correo electrónico para darme las instrucciones de todo lo que debía de hacer para que ya no me molestaran más. Qué risa me dio. Le respondí que la única forma en que siempre dejan de molestar es mandarlos al diablo. La única y obviamente la más efectiva.



Si alguno de ustedes está viviendo una situación así ya saben que en el DF la cobranza ilegítima ya es un delito, pero si, como en este caso el cobrador no se identifica (como nunca lo hacen) de plano mándenlos lejos. Esa es la única manera de no estar lidiando con tarugos.

jueves, 28 de agosto de 2014

Cobranza ilegítima ya es delito en el DF. Mal negocio para reparadoras de crédito.


Desde el sábado pasado entró en vigor la modificación al Código Penal del DF que establece como delito la cobranza ilegítima. Este hecho debe considerarse como un gran avance, ya que las formas en que los cobradores hacen su trabajo deja mucho qué desear.
En días recientes he recibido algunos mails que me preguntan si vale la pena contratar los servicios de una reparadora de crédito o afiliarse con los defensores de los deudores. La respuesta es clara: si antes, cuando no era delito cobrar a gritos y sombrerazos no valía la pena, ahora menos.
Veamos por qué. Con la modificación al Código Penal del DF quien cobre de manera inapropiada podrá ser castigado con cárcel y lo que les preocupa principalmente a los deudores son las amenazas que hacen por medio de cartas o llamadas intimidatorias. Además, ahora se castiga también que se le llame a las referencias. ¿Qué caso tendría contratar los servicios de alguna de estas empresas?
Me contaban hace poco que los señores que dicen “defender” a los deudores cobran ya 1300 pesos por afiliación más su cuota mensual, más, si así lo deseas, 700 pesos por desviar las llamadas. Francamente qué perdedera de dinero, mucho más si tomamos en cuenta que sus centros de operaciones son en el DF y para los capitalinos ya existen recursos legales para protegerse de estos abusos.
Tanto para las reparadoras de crédito como para esta asociación del Defensa del Deudor , cuya “función” es ayudar a negociar las deudas y de este modo evitar “demandas” el tipificar como delito la cobranza ilegítima en el DF significa un verdadero revés, ya que nadie con un dedo de frente contrataría sus servicios para protegerse de una demanda que nunca llegará. Yo creo que los señores, cuyo logotipo es un cochinito, deberían pensar mejor en “defender” a los despachos, ya que ellos son los que ahora resultarán demandados.
Es muy importante que las personas se informen bien y sepan los alcances que las leyes pueden tener en su beneficio. Ahora los capitalinos podrán exigir a un despacho que no los moleste, así como exigir la plena identificación de la persona que le llame para cobrar una deuda. Si se niegan, podrán demandarlos.
Por desgracia la mayoría de las personas viven atemorizadas por los despachos de cobranza. Ayer mismo leí dos mails en los que me preguntaban si podrían ser demandados por el banco porque les habían llegado cartas diciendo que eso era posible. Esto quiere decir que ese tipo de cartas siguen llegando y las personas siguen espantándose por ellas.
No hay nada qué temer. Los despachos podrán seguir diciendo misa pero lo cierto es que no existen demandas por deudas de tarjetas de crédito ya que éstas son consideradas como “crédito a la palabra” y no hay forma de probar el delito.
Así las cosas, los invito a empaparse de información antes de dejarse sorprender. Y sobre todo, mucho cuidado con esas reparadoras de crédito que en poco o nada los ayudarán.

Los invito a leerme también en www.sdpnoticias.com

viernes, 22 de agosto de 2014

A la cárcel, los cobradores abusivos en el DF

Al fin los cobradores abusivos en el DF podrán terminar tras las rejas:
la cobranza ilegítima ya es un delito y se castiga con cárcel.
Esto quiere decir que si una empresa de cobranza utiliza métodos que no están permitidos, como amenazas o falsificación de documentación oficial, el deudor podrá demandarlos y pedir que se castigue.
Pero no sólo los deudores, sino aquellos que sin deber absolutamente nada estén siendo molestados por una deuda ajena, ya sea que fue puesto como referencia o que lo llamen para cobrar lo que debía alguna persona que anteriormente habitara en el domicilio, están, a partir de mañana, protegidos contra este ilícito.
Esto ha sido publicado ya en la Gaceta Oficial del DF, donde se establecen las sanciones, que van desde seis meses a dos años de prisión y multa de 150 a 300 días de salario mínimo y quedó establecido en el Artículo 209 Bis que se adicionó al Código Penal para el Distrito Federal.
El deudor podrá también pedir la reparación del daño a la empresa de cobranza que abuse de sus funciones.
¿Qué es lo que no pueden hacer los despachos de cobranza?
1.   Llamar en la madrugada, ya sea al deudor o a alguna de sus referencias.
2.   No podrán utilizar números privados
3.   Se castigará a quien sea molestado sin deber nada.
4.   Omitir el nombre de la empresa y de la persona que llame también estará penado.
5.   No podrán, bajo ninguna circunstancia, utilizar información falsa, como términos legales, documentación que simule la oficial con sellos, usurpar funciones (decirse licenciados sin serlo), amenazar con embargos ni cualquier cosa que se refiera al ámbito legal. (Recordemos que las deudas son exclusivamente de carácter civil).
Esta es sin duda una buena noticia. Recordemos que por años he escrito en mi blog, Mi lucha contra la Usura, que las formas que tienen los despachos de cobranza son en verdad excesivos y que deberían meterlos en cintura. Una cosa es deber y otra muy distinta aprovecharse del desconocimiento de las personas para cobrar.
Esperemos que esto sirva para que en otros estados de la república se haga lo mismo y no se permita que sigan los abusos.

 Los invito a leerme también en sdpnoticias.com



jueves, 21 de agosto de 2014

¿Tienes cuentas bancarias o deudas? ¿Pagas impuestos? Esto puede interesarte

Definitivamente en este país se va de sorpresa en sorpresa. Ayer me reuní con un amigo que tenía mucho tiempo de no ver y me contó una historia que me dejó con los ojos cuadrados.
Resulta que él, por sus actividades, (comerciante) no está establecido, no declara a Hacienda pero tiene deudas de tarjetas de crédito.  Su preocupación se basa en que según averiguó hace un tiempo con la aprobación de la reforma hacendaria podría localizarlo Hacienda y “fiscalizarlo”, es decir, pedirle información respecto a sus recursos.
La cosa va más o menos así: él hace pagos por 15 mil pesos mensuales a sus deudas de tarjetas de crédito pero debido a que no declara impuestos Hacienda puede pedirle información al banco respecto a esta persona para saber de dónde saca dinero para pagar las deudas. ¿Suena de locos, no?
Pues resulta que ni tanto. En efecto, con la reforma hacendaria se pretende que todas aquellas personas que viven en “la informalidad” paguen impuestos. Y esto incluye taxistas, franeleros, comerciantes, empleadas domésticas, todos. La forma más fácil para encontrarte y obligarte a pagar impuestos es por medio de una cuenta bancaria, llámese de débito, de crédito o de inversión.
Hacienda tiene ahora el “derecho” de preguntarle a una institución financiera cuál es el domicilio que con ellos tienes registrado para que éste sea tu domicilio fiscal y ahí se te pueda requerir para que expliques de  dónde provienen tus ingresos, de tal forma que si pagas 5, 10, o 15 mil pesos al mes de deudas, no sólo de tarjetas de crédito, sino por ejemplo de un crédito hipotecario o automotriz, pues debes explicar de dónde sale ese dinero. Qué barbaridad.
Yo había medio leído y escuchado sobre algo así, incluso supe de un caso de una deudora donde un despacho de cobranza le mandó una carta amenazándola y diciendo que tenía que presentarse en Hacienda para explicar el origen de esos recursos. La verdad en ese momento me pasó de largo porque me sonó a una mentira más de los despachos (y era de hecho una mentira). Pero ahora, después de platicar con mi amigo, sentí muy cerca “los pasos en la azotea” y me puse a leer más sobre el tema.
¿Cómo vas a creer que ahora hasta por deberle al banco Hacienda te va a pedir información? Pues al parecer así es. Y no es precisamente porque le debas al banco, sino porque a “Lolita” le interesa saber de dónde sale la lana para pagar y si ese dinero corresponde a tus ingresos registrados ante ellos. Es decir, si trabajas como profesor en una escuela y te pagan por hora, y resulta que Hacienda sólo sabe que ganas cinco mil pesos mensuales, pero tú, bien cumplidor, le pagas a tus deudas 8 mil,  dinero que obtienes porque vendes pollos asados los fines de semana en tu cochera y de eso no pagas impuestos, pues Hacienda te dirá que les pagues.
¿Suena preocupante el asunto no?  No somos pocos los que tenemos unos ingresos fijos y vemos la forma de obtener más realizando diferentes actividades, y ahora resulta que de eso también tendrás que pagar impuestos.
Después de una larga charla mi amigo me confesó que tendrá que dejar de pagar al banco porque además de que no tiene en estos momentos suficiente dinero, prefiere tener encima a los “cobrones” que le caiga Hacienda para que pague impuestos, además de que tendría que dejar sin empleo a las personas que lo ayudan y él se iría a la quiebra. De ese tamaño las cosas. Y repito, no es que sea uno evasor, delincuente, lavador de lana o que simplemente quiera hacer las cosas a su manera. Lo que pasa es que se tiene que andar buscando lana de aquí y de allá, vendiendo cosas, haciendo comida, qué se yo, para completar el gasto, y si de eso no se paga impuestos te puedes meter en problemas.   Menuda situación.
Yo les aseguro que en la actualidad, a menos que ganes un excelente sueldo que te alcance para todo somos más los que tenemos que andar haciendo malabares y tener más de ingreso para poder subsistir. Y ojo, no crean que sólo estamos hablando de “informales” como vendedores y otros etcéteras, muchos profesionistas andamos haciendo “chambitas extras” para estirar el gasto de la quincena y no le veo absolutamente nada de malo. Así que antes de que empiecen algunos a decir que aparte de que según ellos promuevo el “no pago” ahora quiero que sean evasores, les aclaro que este asunto puede dar mucha tela de donde cortar y puede tener grandes alcances si no estamos bien informados. A mi amigo le dije, como siempre lo hago, que al final el pagar o no es decisión de cada quien y sinceramente el asunto me dejó bastante intranquila y pasé largo rato leyendo. Así fue como averigüé que sí, que cualquier cuenta bancaria, como les dije más arriba, puede ser requerida para que expliques el origen de los recursos. Esto tiene tiempo que se hace con el pretexto de buscar “dinero sucio”, del crimen organizado, pero ahora hasta por tener créditos y los estés pagando puedes hacer entrar a las autoridades en “sospechosismos”.
Así las cosas. Aunque el caso de mi amigo es el primero que conozco de primera fuente y fue el que me hizo andar de curiosa investigando, no quitaré el dedo del renglón y buscaré hasta donde esto pueden ser simples rumores o malos entendidos y hasta dónde ahora, más que nunca estamos más que fiscalizados por tener en el banco dos pesos.
Las interrogantes que tengo son: ¿Así se quiere fomentar el ahorro, si por tener unos centavos en el banco te van a andar buscando? ¿Así quieren que los deudores cumplan, si por tener que andar vendiendo hasta los calcetines tendrán ahora que demostrar el origen de esos recursos? ¿A dónde vamos a parar?
Espero, por supuesto, sus comentarios.
Léanme también en www.miluchacontralausura.com


miércoles, 13 de agosto de 2014

Alerta Condusef de nuevo tipo de atracos en cajeros automáticos



Una nueva forma de cometer fraude, yo diría que asaltar a los cuentahabientes, ha dado a conocer la Condusef.

Se trata de un atraco que realizan dos personas a quienes se acercan a un cajero automático a retirar dinero.

Primero, uno de ellos, altera el lector de tarjetas de la máquina para que tenga problemas y no pueda ser leída por ningún cliente. Acto seguido, se coloca en otro cajero y finge hacer una operación.

Llegas tú, quieres acceder al cajero pero tu tarjeta no puede ser leída. Se acerca el ratero muy amablemente para ayudarte y te pide le prestes el plástico para “limpiarlo”, asegurando que de esa forma el cajero lo reconocerá.

Si tú accedes a darle la tarjeta ya te amolaste, porque cual ilusionista la cambiará en el acto y te dará otra, que no corresponde obviamente a tu NIP.

Mientras tú intentas en forma desesperada ingresar el plástico llega otro malandrín y se coloca detrás de ti para memorizar tu número confidencial. El otro, que tiene en su poder tu tarjeta, se da a la fuga.

Cuando han memorizado tu NIP el otro delincuente se retira también del lugar. En ese momento, ya tienen en su poder tu tarjeta y tu número confidencial para sacar el dinero que gusten.

Muchos pensarán que cómo es posible que alguien acceda a prestarle su plástico a un extraño pero sí llega a pasar, sobre todo en personas de la tercera edad o alguien no muy hábil en usar los cajeros. Incluso, alguien que ande en sus “cinco minutos” puede ser víctima de estos malandrines.

Personalmente me ha tocado ver, en un cajero donde acudo con regularidad, que algunas personas fingen estar haciendo fila y como todo está lleno de cristales, es fácil recargarse y “pelar bien el ojo” para ver el número confidencial de la otra persona, quien podrá ser fácilmente su víctima.

La Condusef por supuesto recomienda que no le des a nadie tu tarjeta, incluso a nadie de tu familia para que te haga el favor de retirar dinero del cajero.



Recuerda que si te pasa algo así y quieres reclamar nadie podrá ayudarte, ya que el dinero fue sacado de tu cuenta con o sin tu conocimiento, pero usando tu NIP y esto es como si tú personalmente lo hicieras. Hay que tener mucho cuidado.

Los invito a leerme en SDPnoticias.com

Blogger templates