Mi foto

Mi lucha contra la Usura es un proyecto informativo independiente que no cobra por servicio alguno y que fue creado para orientar a los deudores de la banca en México sobre cómo sobrellevar su problemática. Las notas aquí publicadas son responsabilidad total de su autora y no se pretende influir en las decisiones personales de nadie.

La Reforma Financiera

La Reforma Financiera
Cartón de Patricio Monero

martes, 1 de septiembre de 2015

Entidades comerciales deben supervisar a sus despachos de cobranza





La Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) dio a conocer las disposiciones de carácter general en materia de despachos de cobranza a que se refiere el artículo 17 Bis 4 de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros.
En el Diario Oficial de la Federación (DOF), la Profeco detalló que el objeto es establecer las obligaciones específicas de las entidades comerciales que de manera habitual otorgan créditos, préstamos o financiamientos al público, relacionadas con los despachos de cobranza, así como el procedimiento para la substanciación de quejas y sus sanciones.
Señala que a través de medios electrónicos y en sucursales o establecimientos, dichas entidades deberán tener a disposición de sus clientes de manera visible los datos de identificación de los despachos de cobranza, para que los puedan localizar e identificar.
Y en el caso de que la entidad comercial ceda los derechos de cobro y en consecuencia transfiera la documentación a un tercero deberá notificarlo al deudor.
Por ello, las entidades comerciales deben actualizar cada tres meses los datos de los despachos de cobranza y supervisar de manera permanente que sus actividades realizadas se ajusten a la normatividad aplicable para su operación.
Además tener actualizada la información relativa al número de quejas presentadas en contra de los despachos de cobranza, así como la información que permita al cliente dar seguimiento a su queja y conocer el trámite en que se encuentra la misma.
Las entidades comerciales deben “supervisar que los despachos de cobranza, cuando realicen por sí actividades de cobranza u operaciones de negociación y reestructuración de créditos dirigidas a sus clientes cumplan con la normatividad aplicable para su operación”, añade.
Así como establecer a través de medios electrónicos un sistema para recibir las quejas de los clientes, contra los despachos de cobranza, o en su caso mediante escrito libre, en sus establecimientos y vía telefónica.
Las disposiciones establecen también que las entidades comerciales serán responsables de que los despachos de cobranza al realizar las gestiones de cobro, negociación o reestructuración de sus créditos, préstamos o financiamientos, se sujeten a establecer mecanismos que permitan la plena identificación del deudor antes de establecer el primer contacto.
Asimismo, identificarse plenamente desde el primer contacto que establezcan, ya sea por escrito o verbalmente; explicar a detalle el contrato u operación motivo de la deuda en que se basa la acción de cobranza, así como el importe a pagar.
Refiere que también debe detallarse las condiciones para liquidar el adeudo y que los pagos sólo podrán ser realizados a la entidad comercial que otorgó el crédito, préstamo o financiamiento.
Tendrán que “hacer del conocimiento del deudor que podrá levantar quejas en contra del despacho de cobranza ante la Procuraduría Federal del Consumidor Profeco)”.
En el caso de las visitas o llamadas telefónicas al domicilio del deudor, para llevar a cabo la cobranza, negociación o restructuración sólo podrá realizarse una vez que se tiene constancia fehaciente de que existe un adeudo y en ningún caso, previamente a la fecha de pago.
“Deberán hacerse respetuosamente, sólo podrán realizarse de lunes a viernes y en días hábiles, entendiéndose por ellos, los que no son días de descanso obligatorio en términos de la Ley Federal del Trabajo y dentro del horario comprendido entre las 07:00 y las 22:00 horas, de acuerdo a los husos horarios del lugar en donde se encuentre el cliente”, puntualiza.
La Profeco señala que una vez liquidado el adeudo, entregar al deudor carta finiquito o de no adeudo expedido por la entidad comercial, así como realizar las gestiones de baja del buró de crédito.
Asimismo, las entidades comerciales serán responsables de que los despachos de cobranza al realizar el cobro, negociación o restructuración no se dirijan a personas distintas al cliente, obligado solidario o aval, particularmente con menores de edad, personas con discapacidad y adultos mayores, a menos que este último se trate del cliente.
Así como que tampoco establezcan contacto en un domicilio, teléfono o correo electrónico distinto al proporcionado por la entidad comercial o el propio cliente y no realicen visitas o llamadas telefónicas al domicilio del consumidor entre las 22:01 y las 06:59 horas, de acuerdo a los husos horarios en que se encuentre el deudor.
Las entidades comerciales serán también responsables de que no hagan uso de lenguaje ofensivo, obsceno o de palabras altisonantes, “acosar, amedrentar, intimidar o amenazar al establecer comunicación con el cliente, sus avales, deudores solidarios, familiares, amigos o compañeros de trabajo”, indica.
Agrega que los despachos de cobranza no deben utilizar cartelones, anuncios o cualquier medio impreso que estén a la vista del público, o en el exterior del domicilio o empleo del deudor, en los que se haga referencia al adeudo del cliente; usar documentos que aparenten ser escritos judiciales, ostentarse como representantes de órgano jurisdiccional u otra autoridad, ni tampoco utilizar formatos o papelería que simulen demandas.
La Profeco resalta que la comisión de alguna de las conductas anteriores se considera una práctica comercial abusiva y coercitiva, en términos de lo dispuesto por el artículo 10 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.
La Procuraduría Federal del Consumidor tiene atribuciones para sancionar a las Entidades Comerciales que realicen por sí o a través de intermediarios, actividades de cobranza extrajudicial.
Así como de aquellos que les brinden apoyo en las operaciones de negociación y reestructuración de créditos, con aquellas personas que por alguna razón sean deudores frente a éstas, cuando infrinjan las disposiciones contenidas en la Ley así como en las presentes disposiciones de carácter general.
Las personas que consideren que han sido vulneradas en sus derechos por parte de los despachos de cobranza, podrán presentar su queja vía electrónica o telefónica en contra de la actuación del despacho de cobranza ante la entidad comercial acreedora o por escrito, en cualquiera de sus sucursales.
Asimismo, la podrán presentar por vía electrónica ante la Procuraduría, en los casos en que las entidades comerciales se encuentren inscritas en la plataforma denominada "Concilianet" o por escrito ante las delegaciones o subdelegaciones de este descentralizado.
La Procuraduría menciona que para el caso de que se determine que los despachos de cobranza han infringido las presentes disposiciones, se sancionará a la entidad comercial en términos de lo dispuesto por el artículo 44 de la Ley y por violación al segundo párrafo del artículo 10 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.
De acuerdo con el artículo 44, la Profeco sancionará con multa de 200 a dos mil días de salario, a las entidades comerciales que infrinjan cualquier disposición de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros cuya conducta no competa sancionar a otra de las autoridades, así como cuando infrinjan las disposiciones de carácter general que la propia procuraduría expida en términos de esta Ley.
Las presentes disposiciones entrarán en vigor este miércoles y las entidades comerciales tendrán un plazo de 90 días, contados a partir de mañana para dar cumplimiento a las obligaciones establecidas en las mismas.
Con información de Notimex

jueves, 16 de julio de 2015

Del Chapo, París y cosas menores





México de mis amores, vaya semanita que nos has regalado. Empezamos la madrugada del domingo con la fuga de El Chapo, sí, el narcotraficante más peligroso y más buscado, el mismo que sería “imperdonable” que se volviera a escapar y que estaba recluido en un penal de máxima seguridad.
El Chapo nos ha dado harta chamba. Los que no dedicamos a divulgar información, investigamos, tuiteamos, escribimos y a veces opinamos (bueno, no todos opinamos) hemos estado bien moviditos.
Con decirle a usted que hasta los que nunca se despeinan ni se mueven de su curul, léase los legisladores, han tenido que caminar y hacer el “chapotour” para ver la celda, el  agujero por donde se esfumó,  hasta la tierra que sacaron del túnel han tocado para ver si era ligera o pesada como dicen las autoridades.
Todo ha sido un relajo. Que si las cámaras no lo veían, que si lo veían, que si el brazalete, que si estaba calvo o no….
Lo cierto es que don Joaquín se les peló. Que lo imperdonable resultó perdonable, que nadie sabe y nadie supo cómo le hicieron para construir un jacal a corta distancia de un penal de máxima seguridad, nadie supo tampoco cómo carajos el chapo tuvo acceso a los planos de la cárcel. ¿Los cómplices, dónde están? Sí, aquellos que hicieron una obra de alta ingeniería para la fuga perfecta,  los mismos que se pasaron  horas, días, meses, cavando y construyendo en las narices de todos sin que nadie se enterara de nada.
Las opiniones, divididas. Los tuiteros se han dado vuelo con memes y comentarios ácidos. Ni qué decir de aquellos que nada más andan viendo qué están mal puesto para pedir la cabeza de Peña, de Osorio, de Monte Alejandro Rubido…
Este episodio ha propiciado que el viaje de nuestro presidente por Francia haya sido poco más que desangelado. Que se dijo o no dijo, que si hizo o no hizo, a pocos le ha importado. Los titulares de los medios informativos sólo tienen la vista puesta en el chapo. Sí, él es la estrella.
Pero eso sí, desde hace un par de días circulan en las redes sociales videos de desaires, malas caras, malos modos y caras de fuchi que se hacen mutuamente la “pareja presidencial” en público, en plena visita diplomática. Que si el presi no le da el brazo a su mujer, que si ella pone cara de enojada… Y encima circula la versión que la periodista Fernanda Familiar dijo que la mencionada parejita está a nada del divorcio. Como no ha sido nota la visita de Peña a París, había que fijarse en los mutuos desplantes que se hace el matrimonio para tener de qué hablar. ¿Será que en una de esas la Gaviota sí deja el nido para tener un buen pretexto  y estar pegados a la máquina y pantalla de televisión y que se nos olvide un ratito el asunto del chapo?
Bueno con decirle a usted, amable lector, que  las cosas están tan graves que ayer empezó la mentada Ronda Uno para rematar nuestro petróleo al mejor postor y fue un verdadero fracaso. La cobertura informativa nacional, por demás deslucida. Algunos medios internacionales sí le dieron vuelo pero todos coincidieron en que  no funcionó. Traducción: la reforma energética, tan llevada y traída y que muchos aseguraban que era la salvación del país está a nada de irse al caño.
¿Qué nos falta? Claro, el ridículo que ayer hizo la selección mexicana frente a Trinidad y Tobago. De nuevo el Piojo fue el hazmerreír de los cibernautas, que sin piedad se pitorrearon de él.
Y ya es jueves. Nos queda esperar saber qué pasó con la renuncia que pidió Mancera a los miembros de su gabinete, noticia que pasó de noche ante la opinión pública porque el jefe de gobierno capitalino también anda “enchapado”, bien chambeador poniendo a toda la policía a buscar a don Chapo en todos los rincones de la ciudad.
Así nos pintó la semana. A unas horas de que se acerque el sábado y se cumplan siete días de la fuga del capo de la droga, por cuya cabeza ofrecen las autoridades hasta 60 millones de pesos, oscilamos entre la risa, la sorpresa, el morbo y hasta el desánimo. Pero aquí seguimos esperando las “buenas nuevas”. Veamos qué más nos pasa.

jueves, 9 de julio de 2015

Se nos fue Jacobo



Hace unos días murió Jacobo Zabludovsky, pionero de los noticieros televisivos. Su muerte desencadenó sentimientos de todo tipo: fue alabado por muchos y linchado por otros más.

Para muchos, (algunos no lo pueden recordar con certeza debido a su corta edad) Jacobo fue un lacayo del sistema, un “chayotero” más, un periodista vendido. Para otros representa un ícono, alguien que pasará a los libros de historia por ser quien fue: un pionero, un innovador, un hombre trabajador.

Yo lo recuerdo desde chica. Al igual que muchos tendré la imagen de Jacobo narrando entre lágrimas el derrumbe de Televisa durante el terremoto de 1985.

Para mí Jacobo fue un periodista que vivió marcado y hasta limitado por el sistema simplemente porque no le quedaba de otra. La televisión y cada uno de los medios de comunicación impresos o incluso la radio estaban controlados al cien por el Estado. El Estado marcaba la línea porque era el principal patrocinador. No había más.

En la época de Jacobo no existían medios digitales, ni redes sociales, ni lo que conocemos como periodismo dinámico en tiempo real. El era, en efecto, el lector de un guión que era escrito desde arriba y obedecía órdenes. Quienes lo critican no saben que incluso ahora, donde se pregona tan abiertamente la libertad de expresión, los medios de comunicación reciben publicidad gubernamental y hay que alinearse. ¿Qué se podía esperar en su época cuando todo, absolutamente todo era manipulado desde las esferas del poder?

“Yo no pago para que me peguen”, dijo alguna vez López Portillo. Y Jacobo vivió esos tiempos.

Fueron 27 años frente al noticiero televisivo más importante en México. En ellos Jacobo narró de todo, vivió de todo. Por sus ojos pasó un México que ya se convulsionaba.

Entrevistó a tantos personajes como pudo, por medio de él conocimos el mundo y su legado es enorme.

Pero también hay que recordar al Jacobo crítico, ese que abandonó el horario estelar de la televisión para irse al radio y desde ahí, también sus ojos vieron ese México que ahora vivimos.

No se trata de satanizar así porque así a alguien que, nos guste o no, vivió dedicado a su trabajo y a su avanzada edad se murió en la raya. Casi dejó de respirar al frente de un micrófono porque esa fue su vida. Hombre disciplinado, de familia, padre, esposo, abuelo. Todo eso fue Jacobo. Y hoy ya no está con nosotros.

Descanse en paz

domingo, 5 de julio de 2015

Banamex: un cuento por demás increíble



Hace cosa de tres semanas me di cuenta al ir a hacer un retiro del cajero automático que me faltaban mil pesos. Imprimí  de inmediato un detalle de movimientos y vi que había un retiro por medio de banca electrónica de esa cantidad, mismo que yo en ningún momento realicé.
Al llegar a mi casa hice el reporte vía telefónica. Me dijeron que tenía que esperar un aproximado de 45 días para tener una respuesta. Hice el coraje de mi vida porque yo tenía ese dinero destinado a hacer un pago. No me quedó otra más que esperar.
La semana pasada volví a llamar al centro de atención telefónica, que por cierto es una facha porque te traen de un lado a otro apachurrando números de cuenta, número cliente y no sé qué tanta cosa más. Al final me contestó una persona (sí, también ahí hablan humanos) y tras plantearle la situación y preguntarle cómo iba mi caso me respondió algo que quedará grabado para la historia por lo inverosímil y hasta ridículo.
Me dijo que mi queja no había prosperado porque el sistema detectó que el día 25 de abril me habían querido hacer un depósito por mil pesos, pero que no se había podido realizar; sin embargo sí había aparecido en mi cuenta (¿?) y el banco lo había detectado, por lo que decidió descontármelo después de más de un mes (¿?). Debido a lo anterior, yo le debía al banco mil pesos y ellos me lo habían descontado.
Después de escuchar semejante babosada le dije al chamaco que hablaba del otro lado de la línea que si me quería tomar el pelo o qué estaba pasando. Le aclaré lo siguiente:
En efecto, el día 25 de abril me hicieron un depósito en un Oxxo por esa cantidad. Lo tengo muy presente porque ese día falleció mi madre y ese dinero era parte de lo que alguien me había pagado y que estaba destinado a cubrir la enormidad de gastos que tenía que hacer en ese momento.
El punto es que esta persona sí depositó y yo de inmediato lo retiré.
Le pedí que me explicara cómo el banco tenía el poder de la clarividencia o algo similar para saber que me habían hecho un depósito que yo retiré porque era mío y ellos dicen que sí lo tenía pero que no se había hecho efectivo (a estas alturas seguramente usted, querido lector, se está rascando la cabeza, igual que una servidora, tratando de entender semejante lío).
El muchacho no sabía qué decir.
Me dijo que le pidiera a la otra persona, la que me hizo el depósito, que me entregara el comprobante de depósito. Le dije que aunque lo hiciera así me explicara cómo demonios el banco sabía que me iban a depositar esa cantidad para ellos, tan generosamente, justo cuando ella hace el depósito me abonaran a mí los mil pesos. No supo qué decir.
Yo le pido amablemente al banco esa explicación, y aclaro lo siguiente:
  1. ¿Cómo es posible que me digan que si el depósito no se llevó a cabo, ellos en el mismo momento en que alguien me deposita, me abonan mil pesos?
  2. ¿Con base en qué me descuentan más de un mes después mil pesos de mi cuenta asegurando que esos mil pesos no me los abonó nadie pero ellos de buena fe me los depositaron en ese momento?
  3. En el supuesto que el Oxxo no hubiera hecho el depósito, la culpa no es mía, pero, soy reiterativa, de no haber pasado el depósito a mi cuenta, ¿cómo diablos supo Banamex que me iban a depositar mil pesos?
  4. Yo le exijo al banco una explicación de inmediato de esta barbaridad en la que ellos aseguran tener la razón y en la cual no cabe, por ningún lado, lógica alguna. Y por supuesto, exijo la devolución de mi dinero, porque en dado caso que existiera un error la culpa no es mía y ese cuento de que “quisieron depositar pero no pasó pero de cualquier forma a ti te apareció en tu cuenta” no tiene ni pies ni cabeza y nadie pensante se lo puede creer.
Espero en estos días tener una respuesta satisfactoria y sí, por supuesto acudiré a la Condusef y hasta donde sea necesario para que se resuelva.
Sé que no se trata de grandes cantidades, pero al final es mi dinero y el banco no tiene por qué quedárselo.
¿Ya ven, señores banqueros, por qué los ciudadanos de a pie ya no queremos usar los bancos y preferimos el dinero “bajo el colchón”? Con tanto robo en despoblado es lo único que nos queda hacer.
AMPLIACIÓN
Ayer, mientras redactaba estas líneas y tuiteaba lo ocurrido me contactaron vía esa red social para ayudarme en este lío. Me pidieron mi teléfono para poder llamarme y en efecto así lo hicieron.
El muchacho que me atendió, muy amable, debo decirlo, me dijo que en efecto la explicación que me dio el banco es absurda porque en el Oxxo se hacen depósitos en efectivo y que pasan casi en forma automática. Me dijo también que me enviaría unos datos vía mail para que yo enviara a la vez un mail agregando una carta y unos documentos para reabrir la investigación, esperando me dieran una respuesta favorable.
El mail nunca llegó.
Espero que llegue en el transcurso de mañana para poder hacer de nuevo el trámite, porque como dije más arriba, no pienso quedarme de brazos cruzados ante semejante atropello.
Lo que ocurra, lo escribiré oportunamente y usted, amable lector, estará informado.

Los invito a leerme también en www.sdpnoticias.com
 

miércoles, 1 de julio de 2015

El “impuesto Godínez”






Si a ti te gusta la “garnacha” y por razones de tiempo solo puedes consumir estos productos en los supermercados o en las tiendas de conveniencia, debes saber que a partir de hoy  pagarás más.
Lo anterior te lo digo porque estos productos serán gravados con el 16 por ciento del IVA, así que si eres de los antojadizos que se les hace agua la boca con una sopa Maruchan, esa que ya no anuncian en la tele porque es considerada “comida chatarra” y  bastante nociva, pues el antojo te saldrá más caro.
Pero veamos. No se trata solo de antojos a lo tarugo, aunque mal hecho, hay que decirlo, un grupo numeroso de la población se echa su sopita, su hot dog, sus nachos y ese tipo de alimentos altos en calorías y ahora en precios porque es lo único que pueden comer en horas de oficina.
El llamado por muchos “Impuesto Godínez” (el nombrecito, sobra decirlo, se lo pusieron porque afecta más a los oficinistas)  apareció publicado en el Boletín del Servicio de Administración Tributaria del pasado mes de enero. En él se especifica que los siguientes productos son los que serán gravados por el impuesto mencionado:
Sándwiches o emparedados,  Tortas o lonches, pepitos, baguettes, Gorditas, quesadillas, tacos o flautas, sincronizadas o gringas, Burritos y envueltos, Croissants, Bakes, empanadas o volovanes, Pizzas, Guisos, (sopas instantáneas), Hot dogs y banderillas, Hot cakes, Alitas, Molletes, Hamburguesas, Bocadillos (snacks), Sushi, Tamales y Nachos.
El impuesto no ha sido recibido de buen modo por la población y no es para menos. Pese a que ocupamos el primer lugar de obesidad a nivel mundial estos productos son altamente consumidos por las personas que se salen de su casa antes de las seis de la mañana y regresan después de las ocho de la noche y no le alcanza para sentarse a comer en una fondita, aunque sea de medio pelo, porque cada menú cuesta entre 50 y 60 pesos, amén de que el tiempo que se invierte en sentarse a comer es mayor que echarse unos taquitos o un hot dog parados o a media calle.
En lo personal el impuesto me parece un abuso, porque aunque no acostumbro comer ese tipo de alimentos, estoy consciente que sí le pegará en los bolsillos a muchos.
Lo peor es lo siguiente: no se dejará de consumirlos. Primero porque insisto, muchas personas no tienen tiempo de comer otra cosa, segundo, simplemente porque forman parte de sus hábitos alimenticios.
Lo hemos visto en otras modalidades. Cuando aumentan los cigarros o los refrescos, no se dejan de comprar. Quizá se disminuye el consumo, pero en el caso de algo básico como la alimentación, aunque estemos echándole grandes cantidades de grasa, sodio, colesterol del malo (sí, hay “del bueno”), azúcares y otras cosas casi mortales a nuestro cuerpo, no dejamos de consumir.  Es simple: el ser humano debe comer. Y comerá lo que tenga a la mano.
Podríamos aconsejar a las personas que no lo compren, que mejor se vayan a sentar a cualquier changarrito, que se lleven lonche de su casa, pero en lo real es que las personas pagarán ese impuesto y simplemente no se vale.
Por último les diré que cuando se gravó algunos productos considerados “de lujo” como los vinos o los alimentos para mascotas (sí, que coman las mascotas es un “lujo”)  el descontento entre la sociedad fue mayor. Ahora, aunque se han dado muestras de rechazo, al parecer no “pegó” tan duro en las personas (¿o no se han enterado), no ha habido grandes protestas y podríamos decir que hasta se aceptó con resignación la medida. ¿Será porque, al precio que sea, se tiene que comer?
El SAT dijo que no se trata de un nuevo impuesto, sino de la entrada en vigor de los ya previstos.  Todo este rollo tiene mucho que ver con el combate a la obesidad que mucho se ha pregonado desde el inicio de este sexenio. Pero dejémoslo claro: el combate a esta epidemia no sólo debe tener como pilar el aumentar indiscriminadamente el precio de los productos que pueden ocasionarla; hay mucho más de fondo. La mayoría de las personas que se someten a jornadas laborales de más de 10 horas diarias, sumándole el tiempo del traslado, hacen prácticamente imposible que se tenga un espacio a lo largo del día para ejercitarse, ya ni decir de sentarse a comer como dios manda e ingerir frutas y verduras.
Esos comerciales de la televisión donde está la familia reunida en una mesa llena de ensaladas y cosas nutritivas o en donde el papá carga a los hijos sonrientes en una reunión al aire libre para ejercitarse forman parte de un paisaje en verdadero peligro de extinción.
Lo real es la comida rápida, las enormes jornadas laborales, la desintegración familiar… A eso nos enfrentamos como sociedad y si encima le gravan impuestos a todo, ¿a dónde vamos a parar?
Tendremos que esperar, con el paso de los días y los meses, cómo va a repercutir esto en los bolsillos de los mexicanos. Y si aparte los pequeños restaurantes y la fondita de la esquina se “contagian” del impuesto y le empieza a subir el precio a las enchiladas, a la comida en general (que se acompaña de pan y tortillas) va a menguar notablemente el poder adquisitivo de las personas, de por sí raquítico.
Que dios nos agarre confesados.



lunes, 29 de junio de 2015

Roban datos de cuentahabientes en Banorte



Si tienen una cuenta con Banorte, esta información, publicada en El Financiero les interesa:
La información de un número indeterminado de clientes de Banorte fue sustraída, confirmaron a El Financiero autoridades y fuentes cercanas al caso.

El robo de datos ocurrió presuntamente durante el proceso de cambio de su plataforma tecnológica concretado a finales del año pasado e inicios del actual.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) confirmó que desde hace un mes investiga el caso al interior del banco, analizando toda la información sobre el robo. De acuerdo con Jaime González Aguadé, presidente de la institución, el caso podría ser grave.

“Es grave si es información confidencial que no debe estar en manos de nadie más que de los dueños que son los usuarios y del banco para sus operaciones. Entonces en la medida en que analicemos la información veremos que sucedió. Esto puede suceder y sucede en todas partes del mundo”, expuso.

Reconoció que Banorte fue quien notificó a la CNBV del suceso y por ello, la autoridad inició un proceso de verificación.

“En eso estamos (en verificar) qué información efectivamente y de qué clientes se sustrajo. Y si encontramos o lo que encontremos, tomaremos las medidas necesarias y en su caso el banco tendrá que actuar”.

En mayo el banco emitió en un diario un desplegado que destacó los riesgos de la ciberdelincuencia, aunque en ese escrito no mencionó el ataque en cuestión.

De acuerdo con información recabada por El Financiero, la alerta inició cuando algunos de sus clientes de mayores recursos recibieron llamadas por parte de la institución para solicitarles que cerraran momentáneamente sus cuentas por el surgimiento de algunos problemas de seguridad.

Informantes cercanos al caso explican que representantes del mismo banco ignoran cuánto tiempo quedó expuesta la información de sus clientes, ya que el hackeo no fue detectado inmediatamente.

Las mismas fuentes explican que los datos que fueron sustraídos corresponden a la obtenida mediante terminales punto de venta, cajeros automáticos y de banca en línea.

De acuerdo con las disposiciones emitidas los bancos deben informar a la autoridad de todo riesgo de mercado, operación o tecnológico, lo cual fue hecho por Banorte, confirmó la CNBV.


TODAS LAS INSTITUCIONES SON OBJETO DE CIBERATAQUES: GFNORTE

Consultado sobre la sustracción de datos, Grupo Financiero Banorte explicó que fue un “incidente menor” y que correspondió a una base de datos en “desuso” aunque declinó precisar cuántas personas formaban parte de ese padrón.

Todas las instituciones más relevantes en todas las industrias, son objeto de ciberataques constantemente, lo que no implica que tales intentos resulten exitosos, indicó a El Financiero.

Por lo que afirmó “hoy por hoy tenemos la tranquilidad y certeza de que la información sensible de nuestros clientes, es decir: datos, números de cuenta, operaciones y saldos, está completamente protegida y no ha estado en riesgo en ningún momento”.

Reconoció que en mayo de este año “nuestra institución registró un incidente menor a través del cual se accedió a un listado que ya estaba en desuso y que sólo contenía información comercial, en su momento utilizada por el banco para fines promocionales y de prospección de clientes potenciales”.

La institución aseguró que actualiza sus sistemas de seguridad de manera constante.

Blogger templates