Mi foto

Mi lucha contra la Usura es un proyecto informativo independiente que no cobra por servicio alguno y que fue creado para orientar a los deudores de la banca en México sobre cómo sobrellevar su problemática. Las notas aquí publicadas son responsabilidad total de su autora y no se pretende influir en las decisiones personales de nadie.

La Reforma Financiera

La Reforma Financiera
Cartón de Patricio Monero

jueves, 9 de junio de 2011

Mi experiencia con el Infonavit

Mi casita
Como dicen por ahí: "lo que no has de querer, en tu casa lo vas a tener". Y vaya que es cierto.  Les cuento.
Antes que empezara mi crisis financiera, compré una casita por medio del Infonavit, allá en Veracruz. Lo hice porque me fui a vivir allá y mis padres tenían la inquietud de estar yendo y viniendo del DF al Puerto, además de que podía ejercer mi crédito. Corría el año de 2005 cuando mis papis tomaron posesión de la casita, que quedaba a escasos minutos de donde yo vivía. Es una casita en toda la extensión de la palabra: chiquita, de una recámara, de un solo piso. Nada del otro mundo. Durante todo el tiempo que mis padres la habitaron, pagué puntualmente. Hasta que llegó el 22 de septiembre del 2008 y mi papá se cae y descalabra... su enfermedad comenzaba a manifestarse. Debido a las circunstancias, y que ya para ese momento mi situación económica era crítica, me atrasé en dos mensualidades. Mis padres viajan de emergencia al DF para que él fuera atendido y yo los alcanzo exactamente un mes después: el 22 de octubre del 2008. Fue la última vez que pisamos esa casa. Sin embargo, NO se dejó de hacer los pagos. Obviamente, esos dos quedaron "volando", pero fui al Infonavit y pregunté cómo le hacía para no tener problemas, ya que obviamente, yo aquí en el DF, sin empleo, mi padre hospitalizado, y mis deudas con las tarjetas de crédito hasta el tope, no podía en ese momento nivelarme. En las oficinas del Infonavit me dijeron que no habia problema, que fuera pagando y que cuando pudiera, me nivelara.

Los meses que siguieron fueron de terror. Mi papá cada vez estaba peor y el diagnóstico era muy extraño, nadie nos decía con precisión qué tenía, hasta que la terrible noticia nos llegó: viviría sólo un par de meses más, pues el cáncer se había apoderado de su cuerpo. Pese a esa angustia, yo me preocupaba por ir pagando, no dejé de hacerlo, salvo uno o dos meses, salteados, es decir, pagaba tres y no pagaba uno, y así por el estilo. Cuando mi padre muere, en marzo del 2009, yo sigo pagando puntualmente. Lo hice por todo el 2009 y 2010. Por ahí se pasaba algún mes pero lo recuperaba. Para no hacerles el cuento largo, los meses que quedaron "volando" no eran más de cinco y "salteaados". Varias veces me acerqué a las oficinas del Infonavit aquí en el DF a plantearles la posibilidad de una reestructura, pero me dijeron que lo tenía que hacer en Veracruz. Sinceramente, yo ni tiempo, ni dinero, ni ganas, de estar viajando allá para hacer el papeleo. No sé si los señores que están sentados ahi pudieran entender el dolor de alguien que acaba de perder a su padre y que lo que menos quiere, es ir a removerle los recuerdos y a hacer sangrar las heridas. Pregunté si seguía pagando así como iba y no había bronca. Al final de cuentas, algo me quedaba claro: no quería volver. En ese tiempo no sabía con precisión cuál sería el destino de esa casa. Pensaba rentarla, dejarla vacía, esperar que mi hija creciera para que fuera su patrimonio... o simplemente, no pensaba nada.

Así transcurrió este tiempo, la casa se seguía pagando. Era muy raro el mes que no se hiciera hasta que hace una semana, decido hacer el traspaso. Llegué a la conclusión que seguirle invirtiendo dinero no tenía sentido, además, la delincuencia en Veracruz está desatada y me dio miedo que se fueran a meter, o me la destrozaran. Concluí que era dinero bueno al malo y que con mucho dolor, le diría adiós.

En años no había revisado mi estado de cuenta en el portal del Infonavit. hasta que surge el primer prospecto de comprador. Fue cuando abrí el portal www.infonavit.org.mx. 

Por fortuna mi corazón está en buenas condiciones, porque de ser cardiaca, me infarto.  Al abrir mi estado de cuenta, veo mi nombre, todo en ceros y una leyenda que decía "CUENTA DEMANDADA". Obvio que puse cara de "what??" En seguida un número telefónico al cual "puedes comunicarte para regularizar tu situación". La leyenda me sonaba, es la misma cantaleta que te dicen los despachos, pero al tratarse de mi casita, y pensar que tendría que andarme peleando de nuevo con los despachines, no dejó de darme un fuerte dolor de panza. Yo creo que tengo un karma, o quizá, es mi purifación para mi buen tránsito al cielo, por lo que tengo que soportar tanta estupidez.

Por supuesto que llamé. El número pertecece a Infonatel. Ilusamente creí que me iba a topar con alguien con cerebro. Me equivoqué. Lo primero que me dijo: "Usted está demandada". Válgame.   Le dije: Ok, dígame por favor cuál es mi número de expediente y en qué juzgado está mi caso, para ir a resolverlo.

"Su cuenta está demandada por un despacho", me dijo la voz al otro lado del teléfono. Respiro profundo. Sí, tengo un karma, lo confirmé. Lo del dolor de panza no es broma, mientras oía a la mujer al otro lado del mundo, me dolió más. Pero tuve que calmarme. ¿Qué despacho? Le pregunté. "No, no estoy autorizada para decirle el nombre". Otro trago de paciencia.

Disculpe señorita, si no me dice el nombre del despacho, ¿Cómo se supone debo adivinar dónde está mi cuenta de mi crédito Infonavit? "Le daré una dirección a donde debe acudir de 8 de la mañana a dos de la tarde para hablar con el jefe de cobranza" . La simple palabrita "cobranza" la tengo montada en el hígado hace tres años. ¿No será que en mi otra vida fui cobrador y estoy pagando en esta todas mis culpas?

Le tomé la dirección y me quedé pensando.  Debía imprimir mis estados de cuenta e ir a arreglar la bronca. Tenía dos opciones: una irme a pelear con el cara de chango del despachero y otra, ir al Infonavit a ver qué me decían. Sí, adivinaron: fui al Infonavit pensando en encontrarme algún ser pensante. Me equivoqué...

Continuará.....

Nota: este suceso ocurrió ayer y  sigo con el estómago revuelto. En los próximos días, les mostraré los estados de cuenta, con la supuesta "demanda" para que se pongan abusados si les quieren ver la cara en el Infonavit.


Publicar un comentario en la entrada

Blogger templates